Por Osvaldo Macuil / @OsvaldoMacuil

En el Partido Acción Nacional (PAN) ya se preparan para la renovación de la dirigencia estatal y los grupos alistan a sus alfiles para pelearle el cargo a Genoveva Huerta, quien busca reelegirse en el cargo que le heredaron los finados Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle.

Hasta ahora ya hay dos claros contendientes: Marcos Castro, del grupo del alcalde electo, Eduardo Rivera Pérez, y Rafael Micalco Méndez, quien públicamente dijo que buscará por tercera vez la presidencia panista en Puebla.

Aún faltan varios meses para que arranque formalmente el proceso interno en el albiazul. Sin embargo, un punto en el que coinciden muchos panistas es que Genoveva Huerta no debe continuar pues carece de méritos.

La actual presidenta del Comité Estatal del PAN creó un caos en el partido al imponer a sus candidatos en casi todo el estado y se ganó múltiples quejas ante tribunales electorales.

La panista ha presumido que su partido salió bien librado de la elección del 6 de junio, lo cual carece de sustento. Prueba de ello es que volvió a perder los comicios para renovar el Congreso Local.

También ha intentado adjudicarse la victoria de Eduardo Rivera en la capital, a pesar de que por meses fue la principal opositora a su candidatura.

Buscó a Fernando Manzanilla, a Marcelo García Almaguer y hasta el rector de la BUAP, Alfonso Esparza para que fueran candidatos del PAN a la alcaldía de Puebla. Inclusive, ella misma se candidateó con tal de no dejar a Lalo Rivera.

El PAN ganó la capital y la zona metropolitana pero no gracias a Genoveva Huerta. Factores hay varios. El hartazgo hacia Morena y que los panistas que compitieron en esta zona operaron sin ella.

Otro punto que no le perdonan es que haya empoderado a Eduardo Alcántara Montiel, a quien le entregó los contratos de capacitación y lo hizo coordinador parlamentario en el Congreso Local, pese a las acusaciones de acoso en su contra.

La dirigente panista aglutinó a los pocos morenovallistas que quedan para buscar su reelección. La militancia le cobrará los errores que cometió y la desplazarán del cargo.

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram