No cabe dudas que el ambiente laboral puede llegar a ser sumamente estresante para algunas personas si no logran llevarse bien con sus compañeros, tal es el caso de una enfermera alemana que envenenó con galletas a sus compañeros del hospital en el que trabajaba, hasta que fue descubierta cuando al menos tres de ellos sufrieron graves consecuecias en su salud.

La justicia de Alemania dictó la condena de tres años de prisión para la mujer por añadir sedantes y somníferos a las galletas que repartió gratuitamente durante dos años entre sus compañeros de trabajo.

La mujer, que ha sido condenada por asalto, estuvo llevando las galletas envenenadas al hospital en el que trabajaba en la ciudad de Bad Nauheim entre septiembre de 2017 y marzo de 2019.

Al menos tres de sus compañeros sufrieron mareos y pérdidas de conciencia debido a las galletas. La mujer se declaró inocente a pesar de que había pruebas que la incriminaban La enfermera, no obstante, ha negado estar involucrada.

"Solo puedo repetir lo mismo una y otra vez. No fui yo", ha manifestado ante el juez. Aunque la corte no ha podido establecer el motivo por el cual inyectó sedantes en las galletas, el tribunal ha asegurado que, tras revisar las pruebas, es "innegable" que la responsable fue ella.

La Policía halló restos de los medicamentos hallados en los cuerpos de las víctimas en su batidora. Además, en varias ocasiones las galletas aparecieron cuando se encontraba trabajando y los agentes encontraron paquetes de medicamentos en su basura.

Milenio

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram