Columnistas

El ciberacoso: secretarios, diputados y persetcutoras

Columna Harakiri Luis David 1

De manera reciente ha salido a la luz cómo desde distintas instituciones se operó una red de ciberacoso a través de medios de comunicación y redes sociales que estuvo activa durante el gobierno de Miguel Barbosa exhibiendo como se operaba el hostigamiento en contra de funcionarios públicos, periodistas, líderes de opinión o “enemigos” que señalaban las inconsistencias o yerros por parte de la administración pública.

Y es que en estos días se dará a conocer sobre tres denuncias iniciales que se interpusieron ante la Fiscalía General del Estado que podrían alcanzar a algunos funcionarios públicos y a distintas agencias de publicidad y comunicadores que, a través de redes sociales, habrían incurrido en violencia digital.

En el contexto se encuentran la información revelada por el periodista, Paulo Yolatl, quien dio a conocer sobre audios de como estos grupos giraban instrucciones para atacar de manera sistemática a diputados, periodistas y hasta a, la entonces secretaria de gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Dentro de la información se hace referencia a que, con recursos públicos, se pagó para la creación de cuentas falsas que fueron operadas desde las oficinas del propio Congreso del Estado para las cuales se tenían asignadas partidas presupuestarias especiales.

Esta información, así como la recabada a través de distintas fuentes, está siendo conjuntada por la activista, feminista y experta en comunicación digital, Edurne Ochoa, quien denunció de manera pública ser una de las personas afectadas por estas redes de ciberacoso por más de dos años, lo que la ha llevado a ser la principal impulsora de la ley contra la ciber violencia política, aún no tipificadas en Puebla y México.

Dentro de la información revelada por Edurne Ochoa se dio a conocer que sufrió el hackeo a sus cuentas personales, dispositivos móviles, así como amenazas a través de llamadas y mensajes de texto como advertencia por lo que tomó la determinación de recurrir legalmente contra quien resulte responsable de estos hechos.

A los principales señalados se les acusa de utilizar su poder y influencia a su cargo, para operar a través de distintas agencias y particulares cuentas de redes, bots y dispositivos inteligentes para implementar una campaña de hostigamiento en contra de funcionarios públicos, políticos, periodistas y líderes de opinión en Puebla.

Por lo anterior Ochoa se encuentra trabajando en un documental, al que se han sumado varios personajes poblanos, que recopila la historia de este acontecimiento que pretende documentar el modus operandi y los datos suficientes evidenciar a los responsables.

Ver más de «Harakiri»:



keyboard_arrow_up