21 julio, 2021

Claudia Rivera, un daño irreversible para Puebla

Gerardo Ruiz
Comparte en tus redes

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

El daño que Claudia Rivera, la peor alcaldesa en la historia de la ciudad de Puebla, le está causando al municipio será cuantificable hasta que la ex analista del INEGI deje el Ayuntamiento de Puebla el próximo 14 de octubre.

Rivera Vivanco sigue atrapada en su propio laberinto.

Ni sus retiros espirituales ni sus sesiones con cráneos de cuarzos ni sus meditaciones ni sus mantras le regresan el sentido común a la edil.

Ver: Follow the money: más de la ruta del dinero de Tony Gali

Claudia se disoció y no ha vuelto a ser la misma luego de su brutal derrota en las urnas en junio pasado.

La repudiada alcaldesa poblana está empecinada en hundir aún más en la miseria a la Angelópolis y que su infame administración sea difícil de olvidar no solo por la ineficiencia, la corrupción y el falso feminisimo con el que se condujo, sino por los años que tardarán sus sucesores en revertir todos los agravios cometidos en su trienio.

Tal parece que la edil poblana es su peor enemiga.

¿Qué busca Claudia Rivera con todas las compras de pánico que ha realizado en los últimos meses a su regreso a la alcaldía de la capital tras la humillante derrota del 6 de junio?

¿Por qué la alcaldesa busca dejar sin un centavo a Eduardo Rivera durante sus primeros 100 días de gobierno?

¿Es esta la vendetta de Rivera Vivanco ante la paliza de 21 puntos que le propinó el panista?

La respuesta que a todos se nos viene a la mente es que la alcaldesa quiere arrasar con el presupuesto y engrosar aún más su inexplicable riqueza, pero hay algo aún más retorcido en la inexplicable actitud con la que Rivera Vivanco regresó al Charlie Hall tras su aventura reeleccionista fallida.

Nadie entiende las razones que han motivado a la reprobada alcaldesa a gastarse más de 700 millones de pesos en las últimas ocho semanas y su necedad de arrasar con lo que queda del presupuesto asignado para este año.

Lo sencillo sería pensar que lo que no suena lógico, suena metálico.

La trampa es bastante burda.

No tiene ninguna lógica que la edil con las peores calificaciones del país quiera comprar computadoras nuevas, pavimentar calles de manera exprés, equipar a la policía municipal y demás licitaciones amañadas para dejar en ceros las cuentas del Ayuntamiento.

Rivera Vivanco, no se sabe si por ingenua o por perversa, está haciendo todo lo que no se debe durante un proceso de entrega-recepción.

Ver: Conciliación y cooperación, la ruta de la segunda mitad del sexenio de Barbosa

Mientras alguien sensato y con un poco de lógica buscaría cerrar su administración de la manera más tranquila y de bajo perfil posible, además de limpiar lo que se tenga limpiar, la repudiada Claudia intenta que su cuarto año sea aún más complicado de lo que ya se tenía previsto y que se convierta en una verdadera pesadilla.

Rivera Vivanco va en caída libre y su único objetivo, al parecer, es que su descenso al infierno sea lo más tortuoso posible.

Si Claudia estaba segura de que la perseguirían al dejar la Comuna poblana, ahora está dotando de todos los elementos para que sea investigada por peculado, desvío de recursos, corrupción y daño patrimonial y asociación delictuosa.

Tal parece que la alcaldesa poblana busca vengarse de todos los poblanos que le demostraron en las urnas que su triunfo en el 2018 fue el peor error de la Angelópolis.

Hundir a Puebla en la miseria es parte de su plan macabro.

Una venganza por los 19 mil millones de pesos que ya no ejercerá, por la gubernatura a la que jamás llegará, por los viajes por Europa, Asia y África con cargo al erario que ya no tendrá, por el departamento lujoso que ya no podrá habitar, por el poder perdido que ya no volverá.

De manera inmediata, Eduardo Rivera tendrá que pagar los platos rotos por la insensatez e irreverencia de su antecesora.

No solo el alcalde electo, también todos los empresarios que caigan en la trampa de aceptar las obras de pánico que la repudiada Rivera Vivanco está licitando.

Para muestra está la licitación de 16 calles en la ciudad de Puebla, a menos de dos meses y medio de que acabe la administración.

De acuerdo con el portal MTP Noticias, ocho de estas obras están programadas para culminar el 14 de octubre, último día de la caótica gestión de la repudiada Claudia; ocho más serán heredadas a Rivera Pérez, ya que los trabajos están proyectados a finalizar a fin de año.

Ver: Karina Romero Alcalá a la secretaría general del Ayuntamiento de Lalo Rivera

Ningún constructor en su sano juicio se prestaría a seguirle el juego a la alcaldesa de aceptar un proyecto de infraestructura a contratiempo y sin garantía de pago.

Sin duda, el gobierno de Claudia Rivera será un daño irreversible para Puebla.

Ya solo basta ver cuánto tiempo tardaremos en superar la miseria que dejará la peor alcaldesa de la Angelópolis. Qué caro nos está costando el gran error del 2018.

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram