12 enero, 2021

Toma Todo: la pirinola de Genoveva Huerta

Compártelo en tus redes

Por: Gerardo Ruiz / @GerardoRuizInc

Más allá del poco creíble mensaje que Genoveva Huerta mandó en días recientes en el sentido de que la repartición de las candidaturas que le corresponderán al PAN en el convenio de coalición del bodrio “Va por Puebla”, que aglutina también al PRI y al PRD, será de manera equitativa para que todos los grupos y corrientes del albiazul sean incluidos, la realidad es que la lideresa estatal ya reventó las negociaciones muy temprano en el inicio del proceso electoral intermedio de junio próximo.

Huerta Villegas, al puro estilo del siniestro Rafael Moreno Valle, se quiso comer el pastel de un solo bocado y no darle ninguna rebanada a alguien más.

La cada vez más presionada presidenta del Comité Directico Estatal del PAN heredó la pirinola morenovallista, la cual solo tenía dibujada la opción del “Toma Todo”.

Pero, Genoveva, está claro, no es Moreno Valle.

El gandallismo de Huerta queda perfectamente retratado con tres ejemplos.

En Puebla capital, la lideresa panista está empecinada en entregarle la candidatura a Eduardo Rivera por la presidencia municipal bajo los términos que ella quiera y nadie más.

Genoveva Huerta quiere imponerle a Rivera Pérez a la mitad de su planilla de regidores con cuadros plenamente identificados con ella, con Fernando Manzanilla y hasta con el exgobernador Antonio Gali, quienes ni siquiera son militantes del PAN.

Ver: Genoveva Huerta humilla al panismo poblano

También, la dirigente del albiazul quiere quitarle a Lalo el derecho natural de elegir con qué perfiles se siente más cómodo para realizar campaña hombro con hombro en caso de las diputaciones locales.

A través de diferentes mensajeros, “La Jefa Geno” ha tratado de enviar el mensaje que es Eduardo Rivera quien tiene la puerta cerrada a las negociaciones y que es él quien quiere hacerse de todas las nominaciones al Cabildo de la Angelópolis y a los 7 distritos locales, con cabecera en la capital.

La realidad es otra.

Genoveva Huerta ya dejó claro que la presidencia del Comité Estatal panista es una dictadura y que sus condiciones son las únicas que valen a pesar de que Lalo Rivera es el único que puede provocar el efecto ancla en la capital para arrastrar a los siete candidatos a diputados locales al contar con los números más competitivos en Acción Nacional.

Suena trillado, pero, si no es Eduardo Rivera, el panismo está destinado al fracaso.

La única que se niega a ver esto es “La Jefa Geno”.

Otro caso que dibuja de pies a cabeza los aires dictatoriales de Huerta es el incendio del panismo en San Andrés Cholula.

En este mismo espacio lo advertimos a tiempo: la imposición de Francisco Fraile como candidato a presidente municipal en San Andrés era una bomba de tiempo que le explotaría en las manos a Huerta Villegas.

Más allá del oportunismo del “Pastor” Fraile y de que por todos es visto como un advenedizo que un día despertó con ganas de llegar a la presidencia sanandreseña, Genoveva Huerta, en un claro desplante de autoritarismo y cerrazón, está pisoteando la historia del panismo en Cholula.

Ver: Panistas de San Andrés Cholula se manifiestan por imposición de Genoveva y Fraile (+FOTOS)

Y es que, el PAN cholulteca si algo tiene es que es defensor de su arraigo y muy orgulloso de sus costumbres. Muy pocos, o casi nadie, han sido las personas que han gobernado este municipio sin haber pertenecido a él.

Es más, ni el maestro del gandallismo, Moreno Valle, se atrevió a romper con los usos y costumbres del panismo de San Andrés, que siempre había tenido como método de designación de su candidato a alcalde la elección interna.

Hasta el siniestro Rafael entendía las dinámicas y peculiaridades de cada región.

A sabiendas de que Fraile García no sumaría ni 50 votos, Genoveva Huerta impuso como método de selección que sea el Consejo Político estatal el que defina al abanderado en San Andrés.

Una ocurrencia más de la presidenta panista para favorecer a los suyos.

Lo obvio terminó por suceder: la militancia, a la que hoy desconoce Genoveva y califica como “panista” (así entre comillas), reventó en contra de su “presidenta” (así entre comillas) y ya amenazó con no apoyar a Fraile en la elección del 6 de junio.

Mientras, Karina Pérez Popoca va en caballo de hacienda rumbo a su reelección como alcaldesa de San Andrés.

Por si esto no fuera suficiente, el mediodía del martes se filtró un audio en el que se puede escuchar a la priista Esperanza Hernández Landero asegurando que Genoveva Huerta ya le prometió la candidatura a la alcaldía de Cuetzalan.

Huerta Villegas ahora ya ni siquiera quiere buscar entre su militancia candidatos, si no que va por perfiles de otros partidos para que representen las siglas del PAN, como lo hizo Moreno Valle, a cambio de que le tengan lealtad y genuflexicón ciego.

Ver: ¡Otra de Genoveva! Lideresa del PAN negocia con priista candidatura en Cuetzalan, revela audio

Genoveva Huerta no es que busque la pluralidad y la democracia para la definición de candidatos, no, la lideresa del PAN busca enterrar la vida interna del partido y darle cabida únicamente a los suyos.

Gandallismo puro y duro.

En la repartición de la herencia de Moreno Valle, “La Jefa Geno” se quedó la pirinola de Rafael.

Toma todo.

A ver si la lideresa panista no se queda sin nada.

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram