26 febrero, 2021

Agnes Torres, la activista poblana que luchó porque se reconociera la identidad de las personas trans 

Compártelo en tus redes


Agnes Torres Hernández fue la activista poblana que impulsó una serie de propuestas para erradicar la discriminación y se reconociera la identidad de género de las personas trans, pero fue asesinada en 2012 y ahora, no puede celebrar en vida por lo que tanto luchó.

El 25 de febrero, con la presión de colectivos, activistas e integrantes de la comunidad LGBT, el Congreso de Puebla aprobó la llamada Ley Agnes, para reformar el Código Civil del estado para que las personas trans puedan cambiar su identidad en documentos oficiales.

Leer más: Congreso de Puebla aprueba #LeyAgnes que dará identidad a las personas trans

Agnes Torres nació un 23 de marzo de 1983 y era licenciada en psicología por la Universidad Veracruzana. Sin embargo, la institución se negó a reconocer su identidad como mujer trans y el documento aparecía con el nombre que fue registrada al nacer.

Desde entonces, Agnes Torres emprendió una batalla para que se reconociera la identidad de ella y de muchas otras mujeres y hombres trans.

Torres Hernández es recordara por ser una mujer culta, alegre, inteligente y siempre en busca de erradicar la discriminación en la Puebla conservadora.

Agnes Torres, activista trans
Foto: Cortesía / Adán Cuamatzi

Agnes buscaba que se reformara el Código Civil del estado, pero se topó con la transfobia de los diputados que ni siquiera hicieron el intento por discutir su propuesta.

Un 9 de marzo, cuatro personas le robaron su vehículo, la torturaron y finalmente, la mataron en Chipilo.

Casi nueve años después de su homicidio, el Congreso local al fin legisló en pro de los derechos de la comunidad trans. Activistas, colectivas y amigos de la psicóloga celebraron este gran paso en la historia contemporánea de Puebla. Sin duda, Agnes Torres quedó inmortalizada con una ley que lleva su nombre.

Foto: Cortesía / Adán Cuamatzi

"La discriminación es un señalamiento que empieza por la boca" 

(▶ Activa el sonido) 

En una entrevista que le hicieron a la activista, aseguró que la discriminación empieza por la boca y el valor que la sociedad les da a las palabras.

▶ “La discriminación es un señalamiento que empieza por la boca, así que lo más sencillo es cómo puedes cambiar tú la forma de dirigirte hacia los demás. Vivo en un sueño democrático, pero cada día hago algo por cambiar mi entorno, falta saber qué hacen los demás por cambiar el suyo”.

Agnes Torres consideró que el lenguaje y nombrando a las cosas por su nombre, vale más que hacer leyes, incluso puso de ejemplo las leyes que protegen a las mujeres, que de nada sirven si no se entiende el respeto a la diferencia de las mujeres.

▶ “Estas leyes que existen en protección de la mujer cuando no se comprende ni siquiera el significado del respeto a la diferencia de las mujeres. Una legislación no arregla nada, eso es basura, la perspectiva parte del significado que les damos a las palabras”.

En esa entrevista, la activista enfatiza que en México ser persona indígena, mujer o integrante de la comunidad LGBT, son más propensos a ser discriminados.

▶ “Las personas suponen que una mujer con un escote o minifalda tiene poca dignidad o es trabajadora sexual, pero el mismo derecho tiene una trabajadora sexual y la misma dignidad que una monja, que use escote no te da una menor calidad humana”.

Agnes Torres ejemplifica que la sociedad no toma en serio estos temas, hasta que lo vive de cerca.

▶ “Yo he escuchado muchas personas que dicen tengo un amigo gay y lo respeto, ¿por qué tendrías que no respetarlo? ¿cuál es la condición para usar esa frase? ¿Es que existe un elemento que te condiciona a respetar o no respetarla?”, cuestiona.

Crimen de odio  

Alegre, dispuesta a ayudar, luchadora, con un profundo amor a su madre y hermanas, así describen seres queridos a Agnes Torres.

Foto: Cortesía / Adán Cuamatzi

Popular entre la comunidad LGBT, atenta y como cualquier joven de 28 años, dispuesta a vivir su vida.

Foto: Cortesía / Adán Cuamatzi

Sin embargo, un 9 de marzo del 2012, su novio Jorge N. la citó en Chipilo para una fiesta que le había preparado, no imaginaba que ese sería su último día con vida.

La activista fue torturada, golpeada y finalmente degollada. Su cuerpo fue arrojado en una barranca en el municipio de Atlixco. Ahí, Jorge N junto con sus amigos Agustín N, Marco Antonio N, José Luis N y un menor de edad, intentaron incinerar el cuerpo.

Los restos de la activista fueron encontrados el 10 de marzo y más tarde se confirmaría que era Agnes.

La comunidad LGBT en Puebla organizó una manifestación en el zócalo de Puebla para exigir justicia por la muerte de Agnes Torres.

Foto: Vida Plena Puebla

 En 2016, Luis Fernando y Agustín recibieron sentencia de 24 años y 35 años respectivamente. La defensa de Marco Antonio N solicitó que continúe su juicio, el menor de edad estuvo preso tres años.

Jorge N fue vinculado a proceso en diciembre de 2019 por los delitos de homicidio calificado y robo de vehículo. Aun se encuentra en juicio para que se le dicte condena.

Compártelo en tus redes
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram