Almanaque/ @AlmanaquePuebla

Sacerdotes en San Luis y Nueva Orleans están pidiendo a sus feligreses que no se vacunen con las dosis de Johnson & Johnson, pues están producidas con una línea celular de cultivo derivada de un "feto abortado".

En un comunicado, la arquidiócesis de Nueva Orleans recomendó a los católicos no tomar dicha vacuna contra el coronavirus, pues tiene “riesgos morales”, por ello, consideró que deberían escoger las dosis producidas por Moderna o Pfizer.

Por su parte, la arquidiócesis de San Luis señaló que los católicos pueden recibir la vacuna de Johnson & Johnson “sin culpa si no hay otra disponible”.

Ante esto, Johnson & Johnson emitió una declaración en la que reiteró que no existe tejido fetal en la vacuna, aunque no disputó que en  la producción se utiliza una línea celular de cultivo derivada de un aborto.

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram