11 octubre, 2021

Claudia Rivera y su gurú tramitan visas en Canadá

Gerardo Ruiz
Comparte en tus redes

El miedo de caer presa después del 14 de octubre ya se apoderó de Claudia Rivera.

No solo de ella, también de su consorte Roberto Zatarain.

Y es que, la alcaldesa capitalina, quien está a tres días de culminar la gestión más ineficiente e inoperante en la historia de la Angelópolis, y su pareja sentimental viven desde hace semanas con un delirio de persecución que les ha arrebatado el sueño que ni con sus meditaciones logran recuperar.

De junio a la fecha, todo se derrumbó para la ex analista del INEGI, pues fue arrasada en los comicios en los que su buscó de manera inverosímil su reelección a pesar de ser la peor alcaldesa del país; después sus protectores a nivel nacional fueron excluidos de la cúpula lopezobradorista como Julio Scherer y Gabriel García; y para rematar, no pudo amarrar su nombramiento como superdelegada en Puebla ni como integrante del gabinete ampliado federal.

Desde la Ciudad de México dejaron a su suerte a Claudia Rivera como castigo a su fracaso electoral y por poner en riesgo la marca de Morena en uno de sus principales bastiones a nivel nacional.

Para nadie es un secreto que Rivera Vivanco fue la única culpable de que el partido lopezobradorista perdiera en la capital y en la zona metropolitana hasta donde su repudio afectó a los candidatos que buscaron las presidencias municipales y diputaciones locales.

La deprimida y deprimente edil perdió la oportunidad no solo de reelegirse también dilapidó su proyecto político que tenía la mira puesta en el proceso sucesorio del 2024 aunque este sueño guajiro solo vivía en la cabeza de la nacida en el Barrio de San Miguelito.

Su desempeño tan carente y pobre como presidenta municipal, la impunidad y complicidad a sus allegados que cometieron todo tipo de atrocidades en el Ayuntamiento poblano y la abundante corrupción con la que Claudia gobernó a la ciudad la tienen al punto del delirio.

La edil reconoce que su futuro no luce nada alentador por desperdiciar tres años en banalidades y en saciar su apetito de dinero a costa del erario de los capitalinos.

¿Quién en su sano juicio, además de su familia y del impresentable y presunto delincuente por el delito de acoso sexual Andrés García Viveros, sería capaz de defender la inocencia del Claudia Rivera?

Los próximos días serán todo un torbellino en los que la presidenta municipal decidió meterse al encabezar un proceso de entrega bastante desaseado y por gastarse hasta el último centavo para dejar sin recursos a Lalo Rivera.

No solo eso, Claudia Rivera se empecinó en convertir en una verdadera alcantarilla la recta final de su administración y para cerrar con broche de oro aprobó 100 bases para amantes, familiares y amigos de su primer círculo de colaboradores como García Viveros o el nefasto Leobardo Rodríguez.

La alcaldesa se puso sola la soga al cuello.

Una visita a la embajada de Canadá en México despertó una serie de especulaciones al interior del Palacio del Ayuntamiento de Puebla.

Una fuente bastante cercana a la edil le adelantó a quien esto escribe que Rivera Vivanco ya tiene pensado abandonar la entidad poblana una vez que concluya con su caótico gobierno el próximo jueves.

Para esto es que Claudia, parte de su familia y el propio Zatarain tramitaron su visa de turistas para la nación canadiense.

Al decir de la garganta profunda, Rivera Vivanco y su camarilla justificaron el trámite con unas supuestas vacaciones para conocer el país de la hoja de maple, pero en realidad este será su nueva residencia para evitar ser aprehendidos por los diferentes delitos que cometieron a su paso por el gobierno municipal.

El miedo de terminar en el Penal de San Miguel es tal que el gurú aldeano le comentó a su “pareja” que él permanecerá más tiempo y no solo seis meses como es el plan inicial.

La miseria de Zatarain Leal no tiene límites.

Además de ser un defraudador profesional, Bobby al fin ya se quitó la máscara para dejar a la deriva a la mujer con la que se casó en un ritual celta en los Balcanes en Europa.

No se podía esperar más de un charlatán como lo es el consorte de Rivera Vivanco.

Qué desenlace tan funesto para la mujer que algún día dijo ser la punta de lanza de la nueva generación de políticos.

La tierra de por medio como defensa jurídica.

¿Un Buen Principio?

Sí, pero en Canadá.

Más de Historias de un joven reportero: Inicia la guerra civil en el PAN

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram